Series

Ash vs Evil Dead, un slasher necesario en la televisión

¿Imaginas a un tipo armado con una motosierra y una escopeta enfrentándose a seres no-muertos poseídos por demonios invocados por un antiguo libro? No hace falta, ya existe y podemos verlo en la saga de películas que Sam Raimi creó entre los 80 y los 90. Éstas son Posesión Infernal, Terroríficamente Muertos y El Ejército de las Tinieblas. Tres películas que han conseguido una verdadera legión de seguidores y consiguieron darle a Sam Raimi una gran fama, así como convirtieron a Ash, interpretado por Bruce Campbell, en un personaje de leyenda en el mundo del cine. 23 años después de la última entrega, la cadena de televisión estadounidense, Starz, decide encomendarle a Sam Raimi una labor similar: crear una serie de televisión que continuase la historia 30 años después. Y el resultado es un verdadero éxito, tanto para los fans de la saga como para nuevos adeptos que se incorporan a este universo directamente en dicha serie: Ash vs Evil Dead.

Ash vs Evil Dead, un slasher necesario en la televsión

El origen de la leyenda de Ash

La primera película, Posesión Infernal (Evil Dead en su nombre original) fue lanzada en 1981 y fue producida con unos 375.000 dólares de presupuesto. Pese a estos escasos recursos financieros, Sam Raimi supo crear una obra con verdadera pasión por ella, habilidad a la hora de rodar la acción y una historia divertida e interesante. Para quién no conozca estas películas y disfrute de las películas con acción, sentido del humor, seres terroríficos y mucha sangre en escenas gore, la mejor opción que muchos recomendarían es acudir rápidamente a visionarlas, pero aún así explicaremos brevemente su planteamiento.

Ash vs Evil Dead, un slasher necesario en la televsión

En la primera película la historia gira en torno a un grupo de jóvenes que quieren pasar una noche en una cabaña abandonada. Allí encontrarán el Necronomicon o Libro de los Muertos, un antiguo libro escrito con sangre humana, el cuál liberará a una serie de espíritus demoníacos que comenzarán a causar el mal. Este es el origen de las aventuras de Ash, que durarán tres películas, por luchar contra el mal que surgirá de dicho libro. En el camino, Ash tendrá que acabar con multitud de Deadites (una especie de zombies), es decir, seres poseídos por demonios que sólo buscan el mal. Gracias a su sentido del humor y sus habilidades de combate, este personaje se ha convertido en un personaje de culto para muchos seguidores. Y ahora ha vuelto.

Ash vs Evil Dead

Tras explicar brevemente cómo ha surgido la saga de películas ahora toca desarrollar Ash vs. Evil Dead, la serie lanzada en este 2015 que narra los hechos acontecidos 30 años después de lo visto en las películas y que ha conseguido ganarse a la crítica y al público. Sam Raimi ha creado un producto, en diferente formato, que tras terminar su primera temporada de 10 episodios, apunta a que va a ser un referente. Ash vs Evil Dead es el slasher que la televisión necesitaba. Una muestra de su buena recepción es que en Metacritic promedia un 75 de nota por parte de la crítica y un 8,8 por parte de los usuarios.

Ash vs Evil Dead, un slasher necesario en la televsión

Mantiene la esencia que caracterizó a la saga: Deadites a montones, mucha sangre, sentido del humor y sobre todo Bruce Campbell en el papel del mítico Ash. Los años han pasado para el protagonista, sus habilidades con la motosierra no han cambiado, sus chistes y bromas siguen a la orden del día y ahora es más gamberro que antes. El resto del elenco actoral cumplen sin destacar excesivamente, a excepción de Lucy Lawless quien hace un buen papel, pero es Bruce Campbell el que destaca en la pantalla por el divertido personaje al que comenzó a interpretar en 1981 y consigue engancharnos.

Afirma Ben Travers en Indiewire que “Ash vs. Evil Dead’ es posiblemente lo más divertido que puedas encontrar en televisión. Es sin duda la mejor acción que he visto en mucho tiempo”. Y es que, la serie a conseguido no sólo contentar a los clásicos fans, sino, incluso, atraer a nuevo público. Sam Raimi y Starz han conseguido llevar a la televisión un producto, que a través de 10 episodios con una duración media de 30 minutos, a excepción del piloto, consigue entretener a los espectadores sin ser pretencioso. Ash vs. Evil Dead es puro entretenimiento, la propia serie lo sabe e incluso no se toma en serio así misma y es ahí cuando se dispara el potencial de la misma. Incluso fue renovada por una segunda temporada tres días antes de ser estrenada

Ash vs Evil Dead, un slasher necesario en la televsión

Aquellos que busquen una serie con mucha sangre, mucho ser del más allá, mucho humor, gran ritmo y poco drama, encontrarán en Ash vs Evil Dead un producto más que satisfactorio. Y si además disfrutaron en el pasado de las películas, probablemente, volverán a caer en las redes del Necronomicon.

Previous post

Nuevo vídeo del mapa Splash de Call of Duty: Black Ops 3 Awakening

Next post

Los mejores juegos de supervivencia para disfrutar en 2016

Sergio Gómez

Sergio Gómez

Colaborador en Gaming Busters. Me apasiona todo lo relacionado con la cultura, me encanta viajar, los animales y tengo una gata.