El caimán, otra amenaza salvaje contra los zombies

Puede que creas que tu semiautomática es el arma más apropiada para luchar contra un zombie pero es probable que un caimán sea todavía más mortífero que un rifle. Sí, sí, así como lo oyes. En Zombeach ya nos hemos hecho eco en más de una ocasión de la campaña que la Federación Nacional de la Vida Salvaje de Estados Unidos ha llevado a cabo durante la emisión de The Walking Dead para concienciar a la población de su país de la importancia que tiene la vida salvaje para mantener el equilibrio de la naturaleza.

En el vídeo, en inglés, David Mizejewski, miembro de la Federación, nos explica con un ejemplo muy gráfico por qué un caimán puede ser más demoledor que una horda de humanos armados con palos, piedras y navajas. La explicación es sencilla: la mandíbula del reptil es capaz de ejercer una fuerza sobrehumana a la que no hay zombie que se resista y tiene especial predilección por las presas que se mueven. Dada la velocidad de algunos zombies, no nos cabe duda de que serían carne de picadillo en pocos minutos.

Los caimanes no son la única amenaza a la que tendrían que hacer frente los zombies. En los diferentes vídeos que la Federación ha hecho públicos y que hemos recogido en Zombeach, también han puesto especial énfasis en la importancia de los coyotes o de los cuervos. Los primeros son unos cazadores expertos en acorralar a presas que deambulan solas por su campo de acción y el coyote se ha extendido hasta ocupar prácticamente todos los estados del continente norteamericano.

Los cuervos, por su parte, tienen una ventaja añadida: son animales a los que les gusta alimentarse de carroña por lo que siempre están dispuestos a zamparse un buen plato de carne en plena putrefacción. Y no creemos que a estas alturas os tengamos que decir que un zombie sería un menú de primera para un cuervo, ¿verdad?

Jaume Esteve