ActualidadCineCómics y Libros

¿Existió una ley anti zombies en Haití?

Cuando se estrenó en 1932, White Zombie hizo gala en su póster de un artículo del código penal de Haití para demostrar que existía un país que reconocía la existencia de zombies y que el hecho de convertir a alguien en un no muerto estaba castigado con la pena de muerte. La leyenda se ha mantenido a lo largo del tiempo y un documental publicado este mismo año, Doc of the Dead, cita esa ley de 1883 y especifica que es el artículo 246 el que habla textualmente de zombies.

White Zombie

Para salir de dudas, un equipo de investigadores de la biblioteca del Congreso de Estados Unidos han decidido indagar en el documento, del que poseen una copia, para saber hasta qué punto es cierta la leyenda. El artículo 246, a grandes rasgos, habla de las consecuencias que tiene el uso de venenos para causar una muerte “más o menos limpia” y el uso de sustancias que pueden inducir a una persona en un “estado de letargo prolongado”. En el segundo caso, se podía llegar a considerar un asesinato si el sujeto aletargado era enterrado como consecuencia de su estado.

Para entender mejor el contexto en el que se redactó la ley, la web IO9 ha consultado con un especialista en leyes extranjeras, Nicolas Boring, que ha arrojado algo de luz al asunto: “El significado original de la palabra zombie en Haití designa a una persona despojada de toda voluntad. Según las creencias populares del país, una persona puede ser zombificada por un bokor, el equivalente a un hechicero, que traslada al sujeto a un estado de coma profundo y que era capaz de levantarse de su tumba después de que la familia le hubiera enterrado. Esa persona resucitada carecía de toda voluntad y actuaba bajo las órdenes del bokor”. Queda más que claro que la definición haitiana de un zombie poco tiene que ver con lo que nos topamos cada lunes por la noche en The Walking Dead.

El artículo 246 se hizo famoso en Estados Unidos a partir de 1929 cuando William Buehler Seabrook publicó The Magic Island, un relato de viajes en Haití, y que popularizó la palabra zombie como equivalente a muerto viviente. De hecho, el libro se equivoca al citar la ley como artículo 249, pero expone su existencia para demostrar que los zombies ya existían en su época. El texto de Seabrook fue una inspiración para White Zombie, la película de Bela Lugosi que ayudó a popularizar el concepto de zombie como un cadáver despojado de cualquier voluntad.

Previous post

Zombie Blood, la bebida que quiere dominar la noche

Next post

Una chica pierde 44 kilos gracias a The Walking Dead

Jaume Esteve

Jaume Esteve

Coordinador de Contenidos de Zombeach, madridista y comeorejas profesional.