Terror Beach

James Wan y el ‘screamer’ por bandera

El cine de terror sigue siendo un género con un gran número de seguidores. Son muchas las personas que gustan de acudir al cine para disfrutar en la gran pantalla de una cinta con la que pasarlo mal. No obstante, muchos señalan que el género de terror se está pervirtiendo. Cada vez hay menos películas que apuestan por el terror como elemento atmosférico y más que lo hacen por el susto fácil o screamer, ese momento en el que aparece un sonido elevado, normalmente un chillido o rugido, y un ser con una cara que asusta, ya sea un monstruo, demonio, poseído… etc. James Wan se ha convertido en uno de los cineastas de terror más famosos del momento y es, posiblemente, el que ha puesto el screamer de moda. Acumula un largo de películas a su espalda y en TerrorBeach queremos aprovechar para repasar su trayectoria.

Inicios de James Wan

El cineasta malayo comenzó su carrera cinematográfica con una de las cintas más originales que ha dado el cine de terror. ‘Saw’ fue su primera película, consecuencia de un cortometraje homónimo que realizó. Con esta obra se dió a conocer. Rápidamente el mundo del celuloide se percató del potencial que tenía este joven director. Con ‘Saw’, Wan supo crear una película en la que la atmósfera aterrorizaba, oprimía e inquietaba al espectador. Le hacía querer saber más de lo que estaba ocurriendo. Por desgracia para los espectadores esto sólo duró una cinta.

Las posteriores secuelas que llegaron de ‘Saw’, en las que Wan no trabajó como director, sino como productor, fueron un intento por estirar una gallina de los huevos de oro. La saga ‘Saw’ funcionaba muy bien en la taquilla. Al público le gustaba ver escenas cargadas de sangre, oír la famosa banda sonora e imaginar una trama enrevesada. Pero la atmósfera de terror se quedó atrás para dar paso a las escenas macabras y sangrientas que poco o nada aportaban a la trama. Cada nueva película era una excusa válida para mostrar otra decena de escenas gore.

James Wan y el 'screamer' por bandera

Llegan los ‘screamers’

Wan ya se había convertido en toda una personalidad en el mundo de Hollywood, pero el éxito total, en cuanto al cine de terror, llegaría a partir del año 2010. Tras terminar con la saga ‘Saw’, Wan experimentaría un nuevo tipo de género de terror. El paranormal. En 2010, dirigiría ‘Insidious’, la primera entrega de una nueva saga de terror.

Con ‘Insidious’, Wan asombraría a muchos espectadores que encontraban en esta nueva película, una obra en la que los momentos de terror abundan. En la película, extraños sucesos comienzan a ocurrir en una casa a la que se ha mudado una familia y es ahí cuando comienzan a sucederse los momentos de terror. James Wan comenzaba a utilizar dichos screamers, que en español significaría “chillones”. Momentos en los que el sonido aumenta fuertemente ya sea a golpe de violín, de grito de voz del más allá o de plato roto caído al suelo. Y suelen ir acompañados de un cambio de plano rápido y brusco o de la aparición de un rostro espeluznante que aumentan la sensación de inseguridad. La primera entrega de ‘Insidious’ fue todo un éxito.

James Wan y el 'screamer' por bandera

Posteriormente, en 2013, llegaría ‘Expediente Warren’, la que se puede considerar la mejor película rodada por James Wan junto a ‘Saw’. ‘Expediente Warren’ vuelve a abordar el tema paranormal. Una familia llega a un nuevo hogar, otra vez. No obstante, pese a que la sinopsis pueda parecer similar a otras del género, en este cinta, Wan se esfuerza por construir  y desarrollar a los personajes. También crea una atmósfera de terror que va in crescendo, sin necesidad de recurrir a los sustos fáciles. El director quiere que el espectador se cuestione en todo momento lo que pueda ocurrir y tema, por el ambiente terrorífico y no por la posibilidad de que aparezca un ruido estridente y un cambio de plano brusco.

‘Expediente Warren’ cuenta además con multitud de referencias a clásicos del cine de terror y su final difiere mucho de otras películas del género de terror sobrenatural.

James Wan y el 'screamer' por bandera

Pero hasta ahí parece ser que llegó la inspiración de James Wan. Tras ‘Expediente Warren’ decidió realizar una secuela de ‘Insidious’ en la que recurriría nuevamente a lo que le dio el éxito en la primera entrega. Y tras esta produjo ‘Annabelle’, un spin-off de ‘Expediente Warren’ basado en una muñeca poseída que aparecía en la misma. Una cinta de poco presupuesto, poco tiempo de producción, muchos sustos fáciles y amplios márgenes de beneficios. El desarrollo de la atmósfera de terror, los personajes y la trama habían quedado olvidados.

En 2015 y 2016 Wan trae nuevos proyectos. Una tercera entrega de ‘Insidious’ en la que trabaja como productor. ¿El resultado? Alargar nuevamente la gallina de los huevos de oro. Seguir usando los tan manidos screamers que tantos éxitos en taquilla le han generado. Y una secuela de ‘Expediente Warren’ con la que todos esperan que volviera a crear una cinta como la primera. Y el resultado acaba siendo una obra más parecida a ‘Insidious’ que a ‘Expediente Warren’. Abandona por completo, una vez más, el realizar cualquier tipo de construcción cinematográfica más allá del susto fácil. Junto a estas llegará una adaptación del cortometraje ‘Luces Fuera’. Este fue un éxito en Internet y será productor de dicha adaptación. El tráiler de la misma ya deja entrever como será. Un producto más del género de terror para recaudar en taquilla a base de susto fácil.

El James Wan que maravilló a muchos ha dejado de estar, pero ¿se le espera?

Previous post

5 grandes slasher para disfrutar

Next post

5 cómics de zombies para disfrutar aparte de The Walking Dead

Sergio Gómez

Sergio Gómez

Colaborador en Gaming Busters. Me apasiona todo lo relacionado con la cultura, me encanta viajar, los animales y tengo una gata.