Terror Beach

Las 5 mejores películas de terror basadas en hechos reales

En nuestra sección dedicada al género del terror, TerrorBeach, hemos abordado multitud de temáticas en cuanto a películas de terror. Desde obras de serie B a slasher pasando por las mejores películas españolas. En esta ocasión, queremos aprovechar para repasar un tipo de filmes de terror del que no hemos hablado aún. Nos referimos a las películas de terror basadas en hechos reales. Esas que comienzan o terminan con un mensaje que nos recuerdan que lo que estamos viendo ha ocurrido o está inspirado en un caso real. Un mensaje que inquieta a muchos espectadores y les hace plantearse si lo visto podría ocurrirle a ellos.

A continuación, proponemos una lista de las que pensamos que son las cinco mejores películas de terror basadas en hechos reales (sinopsis incluidas):

El exorcista

Comenzamos con una de las cintas más conocidas basadas en hechos reales. Un clásico del cine de terror. Puso de moda el cine de exorcismos y marcó una época. Sus imágenes se convirtieron en referencia para muchos aficionados del género. Todo el mundo recuerda hoy en día a la niña terrorífica de la cinta. se convirtió en una referencia. La cinta esta basada en una novela y esta contaba un caso real en el que se sucedió un exocismo en 1949.

Adaptación de la novela de William Peter Blatty que se inspiró en un exorcismo real ocurrido en Washington en 1949. Regan, una niña de doce años, es víctima de fenómenos paranormales como la levitación o la manifestación de una fuerza sobrehumana. Su madre, aterrorizada, tras someter a su hija a múltiples análisis médicos que no ofrecen ningún resultado, acude a un sacerdote con estudios de psiquiatría. Éste, convencido de que el mal no es físico sino espiritual, es decir que se trata de una posesión diabólica, decide practicar un exorcismo. Seguramente la película de terror más popular de todos los tiempos.

El exorcismo de Emily Rose

Esta cinta, una de las muchas de exorcismos tras lo explicado sobre la película anterior, fue una de las pocas que consiguió impresionar y tener éxito. Su historia está basada en la de Anneliese Michel, una joven alemana diagnosticada de epilepsia en 1968. Finalmente fue sometida a un exorcismo y acabó muriendo tiempo después. Y todo fruto del extremismo religioso.

La Iglesia Católica tomó una decisión poco común al reconocer oficialmente la posesión demoníaca de una joven estudiante americana de 19 años. Emily Rose deja la seguridad de su hogar en un medio rural para ir a la universidad. Una noche, sola en su dormitorio, sufre la primera alucinación aterradora y pierde el conocimiento. Como estas experiencias son cada vez más frecuentes e intensas, Emily, católica devota, decide recurrir a un sacerdote y someterse a un exorcismo que le cuesta la vida. El padre Moore es entonces acusado de homicidio por negligencia. Erin Bruner, una brillante abogada acepta de mala gana hacerse cargo de su defensa. A medida que el juicio avanza, el cinismo y el ateísmo de Erin se tambalean debido a la fe inquebrantable del Padre Moore y a los hechos, espeluznantes e inexplicables, que rodean el caso

Expediente Warren

La primera película de esta saga seguía en la línea del cine de posesiones demoníacas y exorcismos. No obstante, esta película es una de las basadas en hechos reales porque el matrimonio de los Warren que protagoniza la cinta existió en realidad. Fueron unos verdaderos investigadores de casos paranormales. Otra cuestión diferente es que finalmente fuese real lo que investigaban.

Basada en una historia real documentada por los reputados demonólogos Ed y Lorraine Warren. Narra los encuentros sobrenaturales que vivió la familia Perron en su casa de Rhode Island a principios de los 70. El matrimonio Warren, investigadores de renombre en el mundo de los fenómenos paranormales, acudieron a la llamada de esta familia aterrorizada por la presencia en su granja de un ser maligno.

 

 

 

Zodiac

La película protagonizada por Jake Gyllenhaal y Robert Downey Jr. no es una cinta de terror, sino que más bien es un thriller cargado de momentos de suspense y tensión. Su atmósfera terrorífica es lograda gracias al caso real en el que está basado en un asesino en serie que se burló de los investigadores en cada uno de sus macabros asesinatos. Una gran película y diferente a las cintas de terror a las que solemos estar acostumbrados.

Thriller sobre el famoso “Asesino del Zodiaco”, un asesino en serie que, entre 1966 y 1978, mató a numerosas personas en San Francisco, al tiempo que enviaba a los medios de comunicación cartas con pistas. La acción se centra en las largas pesquisas de dos detectives que intentaron darle caza y en las investigaciones de dos periodistas que trataron de averiguar su identidad.

La matanza de Texas

El clásico slasher de 1974 nos muestra a uno de los villanos más conocidos y terroríficos del cine:  Leatherface. Este personaje está basado en un asesino real. Ed Gein es el asesino en serie, más conocido como el Carnicero de Wisconsin, que se colocaba máscaras de piel en la cara, igual que el personaje de la película.

Cinco adolescentes visitan la tumba, supuestamente profanada, del abuelo de uno de ellos. Cuando llegan al lugar, donde hay un siniestro matadero, toman una deliciosa carne en una gasolinera. A partir de ese momento, los jóvenes vivirán la peor pesadilla de toda su vida.

Estos son las cinco películas pertenecientes al género de terror y basadas en hechos reales que pensamos que son los mejores. ¿Qué opinión tenéis de esa lista y de estos títulos? ¿Echáis en falta alguno de ello o, por el contrario, consideráis que la lista es adecuada? ¿Cambiaríais alguno de estos? Podéis contarnos vuestra opinión en la caja de comentarios.

*Las sinopsis incorporadas junto a cada película han sido extraídas de Filmaffinity.

Previous post

Cine español: Las cinco mejores películas de terror

Next post

Nuestros tres directores de cine del género zombie favoritos

Sergio Gómez

Sergio Gómez

Colaborador en Gaming Busters. Me apasiona todo lo relacionado con la cultura, me encanta viajar, los animales y tengo una gata.