ActualidadOtros

Matar a un zombie… ¿es legal?

Lo hemos visto tantas veces en el cine y en la televisión que nos parece lo más normal del mundo, pero matar a un zombie, en la vida real, podría tener consecuencias penales. O no. ¿Nunca te lo has preguntado? Un texto publicado en la web Cooking Ideas nos da algunas pistas de las consecuencias que tendría el hecho de quitarle la vida a un no muerto. Pero si nos atenemos a la definición más clásica del fenómeno, la primera conclusión es sencilla: el zombie está muerto y no existe delito alguno al matarlo ya que la personalidad civil comienza con nuestro nacimiento y finaliza con la muerte.

Matar a un Zombie

Diego de las Casas, del despacho Colombo Asesores, asegura que no existe jurisprudencia al respecto por lo que habría crear una expresamente. En todo caso, para que matar a un zombie tuviera algún tipo de repercusión legal, este debería “recuperar su personalidad jurídica y recuperar sus derechos como persona”. ¿Cómo se realiza este proceso? Acudiendo a un notario, con un testigo, e iniciando “un proceso que determinara que está vivo”.

Pero partamos de la base de que los zombies no tienen la cabeza para muchos notarios, a no ser que se trate de comer sus carnes por lo que es poco probable que opten por esta opción. ¿Qué consecuencias puede tener matar a uno de ellos? En nuestro país, ninguna, ya que incluso se puede alegar el miedo insuperable como un atenuante en el caso, que según nuestro código penal exime de responsabilidad a todo aquel que cometa un acto impulsado por este miedo.

Que el zombie esté muerto nos quita de un plumazo todo lo relativo a la legislación que regula las acciones sobre los seres vivos pero abre un nuevo interrogante: la profanación de cadáveres. Una infracción que está penada con penas de tres a cinco meses de prisión o con una multa de seis a diez meses. La diferencia con un muerto normal, en este caso, es que el primero está en una tumba y es pasivo mientras que los zombis que amenazan con acabar con la vida en la Tierra son activos, caminan sobre sus patas y acabar con ellos se puede considerar un acto de legítima defensa.

Así que ya seas por unos recovecos legales o por la falta de jurisprudencia en otros, matar a un zombie no debería suponer un problema legal. Además, llegado el día que los no muertos caminen sobre la Tierra, la legalidad vigente será uno de los menores problemas a los que nos tendremos que enfrentar.

Previous post

Atropellado un zombie en Minnesota

Next post

Michonne enseña sus trucos para rebanar zombies

Jaume Esteve

Jaume Esteve

Coordinador de Contenidos de Zombeach, madridista y comeorejas profesional.