Cine

Top 10 mejores películas de zombies que debes ver en 2014

Nos gustan mucho y aquí tienes las 10 mejores películas de zombies que debes ver antes de que te llegue la hora y tengas que interpretar tu papel. Porque no es lo mismo estar a uno u otro lado del cañón de la recortada, la sierra mecánica o la inyección con el antídoto.

Ya sean resucitados o infectados, a partir de nuestra selección, esperamos que seas tan amable de añadir tus favoritas. Total, son menos de dos horas de casquería y preguntas sobre el destino de la humanidad, que no tienen por qué responder. ¿Eres de esas personas que va a verlas porque dan miedo, por lo que plantean sobre nuestra esencia o es que los zombies están de moda? Anda, déjate de preguntas y reparte bien tu cerebro.

Yo anduve con un zombi (I Walked with a Zombie, 1943)

Nuestras 10 mejores películas de zombies empiezan con un poco de vudú.

Nuestras 10 mejores películas de zombies empiezan con un poco de vudú.

Por ser un desencadenante, ayudar a abrir la veda de la fiebre que llega hasta nuestros días y tener algunos de los personajes más ojipláticos, Yo anduve con un zombie se merece abrir la selección. Su origen en los ritos vudú, la información que venía desde África, a través de los esclavos y que el miedo aún no era una factoría en Hollywood, nos bastan. Jacques Tourneur supo darle un aire siniestro que aún resulta interesante. Pero calma, que hace la friolera de 71 años que se estrenó y las cosas han cambiado mucho desde entonces. Eso sí, lo del brujo que resucita un ejército nunca pasará de moda, ¿verdad?

La noche de los muertos vivientes ( Night of the Living Dead, 1968)

George A. Romero consiguió entrar en muchas sesiones de medio día, con una película no recomendada para menores. Sin embargo, supuso el estreno de muchos de nosotros en el cine de terror. Eran otros tiempos. ¿Y qué aportó La noche de los muertos vivientes? Pues los zombies romerianos, que es como hemos conocido a esos seres lentos que salen de sus tumbas y ofrecen un estado de descomposición variado. Su arma principal es el número y mueren con un disparo en la cabeza o algo que provoque una lesión parecida.

La noche de los muertos vivientes nos marcó con su retrato social.

La noche de los muertos vivientes nos marcó con su retrato social.

En cuanto a la película, hay aún mucho que ver en ella. Los personajes son variados, las situaciones aún ponen nervioso a quien la ve por primera vez… con buenos ojos e interés, claro. Pero los conflictos que van más allá de la acción, con el racismo, las clases y una imagen de la sociedad que aún es válida, nos dan una lección en estos días de enfermedades contagiosas que copan portadas de periódicos.

No profanar el sueño de los muertos (1974)

No profanar el sueño de los muertos tampoco se nos olvida.

No profanar el sueño de los muertos tampoco se nos olvida.

Un experimento del Gobierno es responsable de la resurrección de los difuntos. En esta película de Jorge Grau se nota la evolución de los motivos para desencadenar la amenaza. Hacía muchos años que el público había dejado de temer a los brujos, así que solo era necesario echar un vistazo a las noticias del momento para encontrar un responsable indiscutible. Pero si hay algo a destacar en esta cinta es el festival gore, con escenas que han sido ejemplo para cualquier director posterior que se precie en el género. Bueno, también la crítica social propia de Grau Solà, aunque en No profanar el sueño de los muertos cueste un poco más verla que en otras de sus obras.

Nueva York bajo el terror de los zombis (Zombi 2, 1979)

Quien viviera la explosión de los videoclubes a mediados de la década de 1980 sabrá de qué va esto. Entre películas del Bronx y series B, Lucio Fulci se hizo un sitio con otro clásico de los setenta. En Nueva York bajo el terror de los zombis tenemos una ciudad de moda, aunque nada tuviera que ver con lo que conocemos hoy en día. El miedo se vivía a todas las alturas por aquellos tiempos, por eso de las bandas, los brokers, la crisis y que pocos parecían amar la Gran Manzana por entonces. Eso sí, montar una película de zombies parecía lógico.

En Zombi 2 teníamos un New York infectado, pero sin CGI por ordenador.

En Zombi 2 teníamos un New York infectado, pero sin CGI por ordenador.

Aparte de tener New York en el título español, la original era Zombi 2, lo que nos ofrece es un festival de escenas a cada cual más subida de repulsividad. El origen de la infección es una isla, de la que llega un barco con un no-muerto, el cual desata la fiesta. El guión es lo de menos, en serio, pero también es cierto que debemos verla con ojos de adolescente ochentero. Con esta premisa puede parecernos la mejor película de la historia… aunque no lo sea ni de lejos.

Posesión infernal y siguientes (Evil Dead 1981)

Somos fans de Bruce Campbell. Así que no podemos saltarnos la Trilogía de Evil Dead. Aunque quizá la segunda la queramos ver más como un remake. Pero, bueno, con Sam Raimi y sus primeros primerísimos planos o la cámara en los «ojos» del mismísimo mal, nos rendimos con cada visionado.

Hay un remake de Evil Dead, pero Ash solo hay uno y no es el de Pokémon.

Hay un remake de Evil Dead, pero Ash solo hay uno y no es el de Pokémon.

El problema de Evil Dead, cualquiera de las «tres», es llegar a ellas con el punto de vista equivocado. Pero debes reconocer que no les faltan argumentos para estar en la lista, al menos una, por eso de haber inspirado a muchos de los que han venido después. Como extra, si ves las tomas falsas descubrirás lo que es buscar recursos y engañar al público. 90,000 dólares costó la primera. Y, ante todo, nos regaló a Ash Williams. Un personaje inmortal por el que algunos jurarían que ma-tan.

Re-Animator (1985)

Stuart Gordon y Brian Yuzna se convirtieron en semidioses para una juventud en busca de experiencias con las que ligar en la parte de atrás del cine. Society, Re-sonator, Dolls… y sobre todas Re-Animator, eran lo que pedía el público. Aunque quien se acuerde de ellas, quizá deba rendir tributo a la pareja con El Dentista, sobre todo si antes elije la pareja adecuada.

Re-Animator tiene sexo, sustos, tripas y cerebros... todo salpicado de humor.

Re-Animator tiene sexo, sustos, tripas y cerebros… todo salpicado de humor.

El punto del líquido fluorescente, que cualquier órgano pueda volver a la vida y la mala leche que se marca, hacen de Re-Animator una de esas experiencias de culto que nunca se borran. Aunque, claro, como sucede en la mayoría de los casos, quien la viera en su momento juega con ventaja. Lo malo de estas películas es que siempre queremos más y mejor, con lo que se tiende a intentar superar la anterior y las hay que no superan la prueba. En este caso, nos reafirmamos en que lo hace con un aprobado holgado. Encima, con este título a ver quién se resiste… ¿Abstenerse de sus continuaciones? Depende.

La serpiente y el arco iris (Serpent and the rainbow, 1988)

Bill Pullman de cintífico de Harvard que va a a Haití para investigar una sustancia que… Sí, este actor nos sirve para todo y hasta con 60 años sigue ahí, ahora con Independence Day 2, en la cima de la ola. Pero, aunque le recordemos más por La loca historia de las galaxias de Mel Brooks (padre de Max Brooks, con su guerra mundial Z y demás), en esta película la cosa va de rarezas.

Bill Pulman va de listo en La serpiente y el arco iris.

Bill Pulman va de listo en La serpiente y el arco iris.

La serpiente y el arcoiris es de esas películas que solo algunos disfrutan de verdad. Tiene magia y vudú, con lo que rompe la tendencia de su momento. Pero, claro, con Wes Craven como director no faltan escenas con alucinaciones. Aunque nosotros nos quedamos con el protagonista, la trama y eso de recuperar los orígenes de los zombies.

Braindead: tu madre se ha comido a mi perro (1992)

Cuando un mono de Sumatra muerde a un hombre y vemos cuál es la solución que le aplican los nativos, ya sabemos que esto va a ser grande. Peter Jackson, antes de liarse con hobbits y elfas, hacía este tipo de cine que le valió el reconocimiento de todo un sector. Ese dedicado a buscar casquería y motivos para asustar a los niños antes de irse a dormir.

Los quilos que perdió Peter Jackson desde Braindead los ha ganado por otro lado.

Los quilos que perdió Peter Jackson desde Braindead los ha ganado por otro lado.

Quien haya investigado o estuviera muy en primera línea durante finales de los 1980 conocerá bien su Mal Gusto (Bad Taste, 1987) o El delirante mundo de los Feebles (Meet the Feebles 1989). La vida de Peter Jackson como director se ha suavizado mucho desde entonces. Con un humor que ha sustituido por grandes presupuestos y efectos especiales de sus propia cosecha. En cuanto a Braindead, supuso una sorpresa. No solo porque se llevara a Nueva Zelanda a la española Diana Peñalver, sino por el ritmo, humor y por cómo descubrimos lo peligrosa que es una mala digestión.

28 días después (28 Days Later 2002)

Desde Reino Unido, nos encontramos con una de estas películas que retoman el clásico y lo trasladan a nuestros días. Bueno, a los de quien la viera de estreno, porque las cosas han cambiado un poco desde entonces. Eso de los móviles inteligentes en todas partes, hace más de una década, no era lo habitual. Pero pongamos algo de racionalidad, porque esta historia solo empezó con 28 días después. Va camino de convertirse en una saga muy apreciada, con 28 semanas después mejor valorada que la primera y una futura 28 meses después, que puede ser el colofón perfecto… A menos que los productores se llenen de avaricia y sigan con 28 años después, 28 lustros, décadas, siglos…

28 días después y sus infectados nos tienen pendientes de la tercera entrega.

28 días después y sus infectados nos tienen pendientes de la tercera entrega.

La primera consiguió que Danny Boyle resurgiera como un infectado curado más. Atención, que aquí los afectados son rápidos y casi comparten escenario con otra obra maestra, Dead Set. Aunque esta última fuera una miniserie para Televisión.

Amanecer de los muertos (Dawn of the dead, 2004)

¿Los zombies corren en Amanecer de los muertos? Estos infectados es lo que tienen.

¿Los zombies corren en Amanecer de los muertos? Estos infectados es lo que tienen.

Cuando un género retoma lo que funcionó en su momento y lo actualiza, podemos encontrarnos ante desastres fáciles de olvidar. Pero con Amanecer de los muertos tenemos lo que queríamos enseñar a nuestros hijos, en algunos casos. Todo un homenaje que se pone a la altura del original. Con centro comercial incluido, esta película repite con golpes de genialidad lo que ya deberíamos haber visto hasta la extenuación. Supuso, además, una resurrección también para George A. Romero, que volvió a primera línea… aunque ya estuviera mayor para según qué cosas.

Cerebros para todos

La lista de películas que cualquier fan de los zombies debería ver es tan extensa que nunca paramos. Encima, no dejan de llegar nuevas aventuras donde buscar cerebros o arterias frescas se vuelve una obsesión. Desde la cubana y crítica Juan de los muertos (2011) hasta Zombies Party (Shaun of the Dead 2004), la lista se extiende como una infección. Pero, claro, con esto de las preferidas o las que significaron algo especial, tenemos claro que nuestra lista es la buena. ¿Qué pasa, que discrepas? ¿Crees que tenemos los cerebros podridos? Pues no dejes de poner tu lista aquí abajo.

Previous post

Zombies, Run te pone en forma jugando

Next post

Sangre a borbotones para The Walking Dead 5

Óscar Díaz

Óscar Díaz

Afectado por la maldición desatada por Ash, vago entre un ejército de no-muertos en busca de novia para el jefe. Abstenerse seres vivientes. Y sí, juego mucho a la Xbox One, por eso del verde y su estado actual. Especialista en Tops Zombeach.