Actualidad

Una enfermedad convierte a las personas en zombies

¿Puede una enfermedad convertir a los seres humanos en zombies? Parece que sí, o al menos, existe una enfermedad mental que les hace creer que no se encuentran vivos.

Esta enfermedad es conocida como el síndrome de Cotard y produce que aquellos que están afectados sientan que ellos o una parte de ellos está muerta. Los que la sufren sienten que sus órganos están en pleno proceso de putrefacción e incluso llegan a creer que no pueden morir, pues se consideran que ya están muertos en vida. Esta enfermedad fue diagnosticada por el neurólogo francés Jules Cotard, quién, en el siglo XIX explicó como funcionaba dicha enfermedad con su tesis.

En el año 2013, la revista New Scientist publicó una entrevista con Graham, un hombre que despertó de un coma para afirmar que él ya había muerto cuando intentó suicidarse.

“Cuando estaba en el hospital seguía diciéndoles que los medicamentos no iban a hacer ningún efecto porque mi cerebro ya estaba muerto”, explica Graham. “He perdido mi sentido del olfato y del gusto. No necesitaba comer, ni hablar, ni hacer nada. Terminé pasando el rato en el cementerio porque era el lugar en el que más cerca podía estar de la muerte”.

Graham pensaba que su cerebro ya había abandonado el plano terrenal tras intentar suicidarse en la bañera de su casa con una descarga eléctrica. Explicárselo a su médico fue muy complicado, ya que debía transmitir cómo era sentir que su cerebro ya no existía. “Lo había frito en el baño”. Graham terminó por curarse tras unas sesiones de psiquiatría.

Es curioso y destacable el caso de una chica que explicó que ella estaba totalmente convencida de que había muerto en un vuelo de avión y que tras el mismo se encontraba en otra etapa de su vida, después de la muerte. Incluso llegaba a comunicarse con su marido y su mascota animal, una perra, y llegó a creer que la interacción que mantuvo con ambos se estaba produciendo en el más allá, donde se habían reunido tras haber fallecido en vida.

Desde Zombeach recomendamos que, en caso de visualizar a una persona que actúe como un zombie, y esta no vaya disfrazada y/o maquillada o esté interpretando a uno de ellos, tengamos precaución y ofrezcamos ayuda en lugar de huir despavoridos como si en plena escena de The Walking Dead nos encontrásemos entre zombies, pues podría tratarse de una persona afectada por este síndrome de Cotard y no de un caminante no-muerto que ahora están tan de moda. Por suerte, o por desgracia, para nuestro mundo, los verdaderos zombies aún no han llegado y son pocos los que contemplan que podamos avistar uno de ellos próximamente.

Previous post

Lovecraft World, un nuevo juego de supervivencia terrorífico

Next post

Un bebé se convierte en zombie por su primer cumpleaños

Sergio Gómez

Sergio Gómez

Colaborador en Gaming Busters. Me apasiona todo lo relacionado con la cultura, me encanta viajar, los animales y tengo una gata.