Viaje al interior de una convención de The Walking Dead

Viaje al interior de una convención de The Walking Dead

The Walking Dead se ha convertido en un fenómeno de masas de tal calibre que durante estos días, en pleno estreno de la quinta temporada, se ha celebrado una convención dedicada en exclusiva al fenómeno creado por Robert Kirkman y que AMC emite cada domingo en horario de máxima audiencia. La Walker Stalker Con es la única de las convenciones que se celebran en Estados Unidos que está dedicada en exclusiva a la serie zombie por excelencia.

Walker Stalker Con The Walking Dead

Instalada a las afueras de Atlanta, muy cerca de donde se ruedan los capítulos, la Walker Stalker Con ofrece a los seguidores de The Walking Dead la posibilidad de reunirse, hacer actividades relacionadas con la serie, asistir a conferencias y, lo más importante, ver de cerca a los actores encargados de dar vida a los personajes. No hablamos sólo de las grandes estrellas como Andrew Lincoln —Rick— o Norman Reedus —Daryl— sino que hay lugar para secundarios y para personajes que han aparecido de manera fugaz. Dos buenos ejemplos son los acompañantes de Michonne durante los primeros capítulos de la tercera temporada o la llamada “chica de la bicicleta”, que tuvo un pequeño papel durante el episodio piloto.

Hasta 35.000 personas se han dado cita en un fin de semana para celebrar la serie y conocer de cerca sus secretos aunque el evento basado en The Walking Dead no es, precisamente, barato. Conseguir una firma de uno de los personajes del párrafo anterior puede costar entre 20 y 80 dólares. Por algo menos, por diez dólares, los visitantes pueden conseguir un maquillaje zombie a la altura de los personajes que pueblan cada episodio. Pero no acaban ahí las actividades que propone la Walker Stalker Con ya que también se puede asistir a diferentes conferencias a lo largo del fin de semana que explican aspectos diversos del apocalipsis zombie. Por ejemplo, en esta última edición se ha impartido una sobre el impacto de una pandemia zombie en la economía global. Porque todos sabemos que hay que estar más que preparados para el día que los muertos caminen sobre la Tierra.