Detenida una zombie por conducir ebria

Algo no funciona en el sistema cuando una persona detenida por conducir ebria, y con un disfraz zombie, queda en libertad y vuelve a cometer la misma infracción horas después. Es el caso de Catherine Butler, una joven de la localidad de Gates, en el estado de Nueva York, que fue detenida el pasado sábado por la madrugada hasta en dos ocasiones en el transcurso de tres horas por conducir bajo los efectos del alcohol. Butler, de 26 años, iba disfrazada de zombie por lo que las autoridades creen que venía de una fiesta y llamó la atención de los agentes por no tener encendidas las luces reglamentarias.

Catherine Butler

La joven salió de comisaría después de haber dado positivo con una tasa de alcohol de 0.11% —el límite en Estados Unidos se sitúa en 0.08%— y fue un amigo el que se encargó de llevarla a casa. El problema se agravó cuando, tres horas más tarde y sin ningún disfraz de zombie, la joven volvió a llamar la atención de la policía local esta vez por realizar movimientos bruscos al volante. Una segunda prueba de alcoholemia ofreció un resultado de 0.09% que le valió una segunda detención en pocas horas.

No es la primera vez que Butler acaba con sus pies en comisaría por incidentes relacionados con el alcohol en 2006 y 2011 aunque ambos se archivaron como infracciones leves al volante lo que le ha permitido mantener su carnet de conducir. Una situación que no parece que vaya a repetirse en esta ocasión después de que su caso haya llegado a todas las webs de noticias del país.

El caso de Butler no es el único accidente en el que se han visto envueltos zombies en la carretera. Esta misma semana, un hombre fue atropellado mientras trataba de asustar a los conductores mientras que hace unos días un joven murió arrollado por un autobús en un evento zombie.

Jaume Esteve